ATENDER Y APRENDER


Si bien la atención es la “aplicación de la mente al objeto”,es decir el enfocar la atención sobre algo, dejando como entre sombras todo lo demás; lo que se necesita saber es cómo despertar la atención de quien debe seguir la lección que impartimos.

Para aplicar una técnica, estrategia o método es de mucha utilidad tener una base de conocimientos para manejar adecuadamente el aspecto didáctico de la enseñanza.

Por ello es bueno saber algunas de las propuestas dadas sobre cómo se despierta la atención y cómo se da el proceso de aprendizaje.

Piaget, muy al contrario de Pavlov, propone un sujeto activo en el aprendizaje, es decir un sujeto que BUSCA CONOCER LA REALIDAD, movido por un natural deseo de dominio.

Lo desconocido suscita algo de temor, el conocer hace que el sujeto se sienta dueño de la situación. Este natural deseo de dominio que dispara la actividad de aprendizaje se da cuando el sujeto descubre en sí un DESEQUILIBRIO respecto a lo que conoce frente a la realidad.

Descubierto el desequilibrio, el sujeto buscará el EQUILIBRIO y el resultado de tal búsqueda será el CONOCIMIENTO.

En otras palabras: cuando el sujeto percibe el desequilibrio entre la realidad y lo que sabe de ella, tiene ante sí un problema que es lo que le mueve a resolverlo y que debe conducir al conocimiento.

Brunner viene a decir casi lo mismo, pero lo explica de este modo: la realidad es un estímulo exterior que actúa sobre el hombre, el cual atiende selectivamente, procesa y organiza la información; pero cuando percibe un CONTRASTE entre los sucesos externos y la organización cognoscitiva poseída se despierta en él el AFÁN EXPLORATORIO, el cual aúna los datos nuevos con lo ya poseído; pero esta actividad de unir lo ya poseído con lo nuevo que viene de la realidad depende del grado de evolución en el que el sujeto se encuentre.

Ausubel por su parte distingue entre aprendizaje, el cual está muy unido al conjunto de fenómenos internos por los que atraviesa el alumno (que equivaldría al grado de evolución del individuo del que hablaba Brunner, y a los famosos estadios evolutivos de Piaget) y enseñanza.

Al servicio de la enseñanza está la didáctica, y ésta a su vez sirve al aprendizaje, el cual debe llegar a ser siempre significativo.

Ahora para que el aprendizaje sea significativo además de una buena didáctica, Ausubel pone atención en el aspecto situacional es decir, en las condiciones externas e internas que acompañan al alumno.

Sacando lo sustancial de cada uno de estos autores, podríamos llegar a una conclusión que nos sirva de guía al momento de aplicar la didáctica. En pocas palabras:

Despertar la tención debe ser el resultado de planter al alumno un problema (=reto cognoscitivo) que despierte su natural deseo de aprender, pero teniendo muy en cuenta el periodo evolutivo por el que atraviesa y escogiendo con mucha atención el material didáctico apropiado al alumno y al tema a dar, y cuidando que el ambiente en el que aprenda sea agradable.

El arte de instruir y de educar comienza comprendiendo a los niños y prosigue luego haciéndose comprender por ellos e interesándose
(Octavi Fullat Genís).

No hay comentarios: