¿PODRÍA LA EDUCACION DEJAR DE SER PRESENCIAL?


Hace un tiempo escuché a un docente, con dos Maestrías y encargado de la dirección de determinada Area en varios colegios de Lima, que la educación estaba destinada a ser ÚNICAMENTE VIRTUAL.

¿Será verdad esto?

Quizás si, quizás no.

Podría ser si verdaderamente permitimos que eso suceda.

Imaginémonos un mundo sin escuelas, sin el apuro de cada mañana: de preparar los chicos para la escuela, o el joven prepararse para la Universidad, etc. Qué facil resultaría levantarse a ir directamente al ordenador e ir abriendo los correos en los que se nos estaría enviando la o las "clases de hoy". Luego para los exámenes, bastaría esperar la hora estipulada y ya está, se podría comer y al mismo tiempo dar un examen, o tener la atención dividida entre el ordenador y la TV, en el cual en ese momento tal vez se estaría transmitiendo alguno de nuestros programas favoritos.

La presencia en los colegios o universidades, sería esporádica, muy esporádica: recoger tal documentación, participar en tal evento en el mejor de los casos...

Disminuiría el movimiento de buses y autos en la mañana, pues al menos profesores, catedráticos y alumnos, no tendrían que movilizarse, y ello representaría un buen fragmento de la multitud de personas que todas las mañanas inundan las calles de las grandes ciudades de todo el mundo.

Desde un punto de vista práctico, una educación exclusivametne virtual traería muchos beneficios, pero estos a mi modo de ver, serían aparentes.

La educación presencial es parte integrante de la educación, sin por ello querer quitarle el mérito a la educación a distancia o al e-learnning como se dice. De hecho una educación de este tipo representa un gran alivio y beneficio para quien debe trabajar por ejemplo y al mismo tiempo hacer una Maestría. De hecho a ese nivel una educación a distancia sería admisible e incluso necesaria a fin de no aumentar el stress que un adulto lleva sobre sus espaldas al tener que trabajar, sostener una familia y sentir la necesidad de crecer profesionalmente. No obstante aún a este nivel, una educación sólo virtual exigiría de quien la lleva un grado de madurez intelectual enorme, pues se pondría sobre sus hombros la responsabilidad de realmente estudiar el material que recibe, de saber estudiarlo y ser honesto a la hora de demostrar lo aprendido en exámenes, trabajos, etc.

Pero, ¿quá pasa con la educación básica, la secundaria y los pregrados?

A mi modo de ver, a nivel básico y secundario, la educación presencial no sólo es aconsejable sino necesaria, pues la escuela no es sólo un centro del saber, sino un lugar de encuentro, de desarrollo socio-afectivo, de crecimiento personal, de maduración. El contacto con otras personas, e incluso la relación docente-alumno y viceversa, la relación alumno-alumno, son de suma importancia, pues no se aprende sólo através del material que se recibe, sino también gracias al ambiente en el que este material se recibe, debido a la estrategia didáctica empleada. Un poco lo que decía Ausubel hablando de lo que hace que el aprendizaje sea realmente significativo.

Por otro lado, el contacto personal es más que necesario, pues se educa con la palabra, con el gesto, con la presencia, con la calidez que demos al modo de expresar una temática, con el entusiasmo y la contundencia -en el sentido de convicción no de autoritarismo- con que la presentemos.

Y no debemos olvidar que una escuela permite conocer al alumno, una enseñanza masificada diluye al individuo; un buen profesor conoce al alumno, le conoce por nombre y le conoce también por su modo de ser y aprender y debe en lo posible adecuarse a esa individualidad.

El tratar personalmente a cada alumno es de una importancia incalculable. El dar a cada uno lo mismo pero personalizado, incide profundamente en el individuo, pues le hace sentirse no una pieza de un todo, si un alguien distinto y por ello respetado en su distinción.

Por tanto una enseñanza virtual o a distancia o como quiera llamársele, puede darse, es más debe darse dado que la tecnología nos lo permite; pero a cierto nivel, cuando en quien la recibe ya haya un grado de madurez humana e intelectual, cuando la persona ya haya adquirido como fruto de los años de haber recibido la enseñanza de tipo presencial, hábitos de estudio y habilidades sociales.

Lo dicho en el parágrafo anterior es una condición sine qua non para la educación a distancia.

Por lo tanto la afirmación de que la educación del futuro está destinada a ser puramente virtual, es un sinsentido que desnaturaliza la tarea educativa en la que el contacto humano ha sido y es indespensable, pero sí podría darse en grados superiores presuponiendo que quien la recibe ya ha desarrollado ciertas habilidades que le permitan estarse en casa y no interactuar con otros, sin que ello vaya en detrimento de su crecimiento humano.

Toda innovación debe ser estudiada desde todas las perspectivas, almenos en lo que a educación se refiere cada novedad hay que tomarla con pinzas, pues se trata de educar personas . El personalismo de la educación es algo que no debemos olvidar jamás.

No hay comentarios: