EDUCAR PARA LA PAZ

Cuando hablamos de establecer la paz, de establecer una cultura de paz, es preciso hacer unas matizaciones.

Se restablece la paz cuando ésta ha sido quebrada por guerras, o por amagos de ella. Se tratataría de un cese de las hostilidades.

Educar para la paz apunta en cambio al cómo lograr una convivencia tranquila entre los miembros de una sociedad.

Esto implica una educación para la diversidad, para las diferencia raciales, culturales, religiosos, etc. que existen entre los hombres.

La pluralidad lejos de ser un obstáculo para la unidad y para la paz, es más bien una riqueza en la medida en que cada grupo aporte lo bueno que posee para que la sociedad y la convivenicia humana mejore.

Para ello es necesrio construir estructuras que ordenen las relaciones entre los hombres, en le desorden campean los individualismos, preludio de la ley del más fuerte.

San Agustín definen la paz como la tranquilidad en el orden. Orden implica una disposición correcta de las unidades que forman un conjunto.

En el mundo social esas partes del todo ordenado con los actos de relación o los hombres mismos. Es decir orden en el entramado de las relaciones humanas y orden en el interior de los individuos.

Es hacia ese interior hacia donde debe apuntar la educación a fin de ésta sea una educación para la paz, cultivando en los educandos los valores que deben regir siempre la vida del hombre y en consecuencia la vida del hombre con los demas hombres.

Es desde el interior del hombre desde donde se cultiva la paz entre los hombres. Si perdemos este punto de orientación al educar, en realidad no estaremos educando para la paz sino para el desorden y para la constante pugna entre los individuos.

No hay comentarios: