CALIDAD EN EDUCACION

Douglas Mc Gregor (1906 – 1964), representante de  la escuela administrativa de las relaciones humanas de gran auge en la mitad del siglo pasado, cuyas enseñanzas, muy pragmáticas por cierto, tienen aun hoy bastante aplicación a pesar de haber soportado el peso de cuatro décadas de teorías y modas gerenciales, es el autor del libro “El lado humano de las Organizaciones”, en el que propone la llamada Teoría Y para dirigir las empresas.

Esa misma teoría se está aplicando, en algunos sectores, en la Gestión de las Instituciones Educativas, a fin de que ésta se dé con mayor calidad.

Esta teoría entiende por calidad  la satisfacción de las necesidades de los clientes. A su vez las necesidades de los clientes son las que propone Maslow en su famosa pirámide.

Una buena Gestión sería aquella que llega a satisfacer esas necesidades, por ello Mc Gregor dice que su teoría está centrada en la persona, por el hecho de ver en primer lugar lo que ésta adolece para procurar colmar ese vacío.

Pero, recalca que para una buena Gestión es preciso que la Institución, del género que sea, satisfaga las necesidades de las demandas que quienes trabajan en ella en primer lugar y luego las de los clientes. Si esto se logra, el miembro de la Institucióon asumirá su rol en ella  con gusto y satisfacción, y tomará parte del proceso de gestión con verdadero gusto.

Para el buen logro de la gestión es muy importante el papel del Líder (es decir del jefe líder, del Director líder  
o del  encargado líder) y la de la estructura plana o matricial versus la piramidal.

En la estructura plana una persona dirige y es responsable de los resultados generales y el desempeño de la organización , pero colabora estrechamente con colegas inmediatos que asumen funciones coordinadas y complementarias (Lepeley, 2001, p. 25)

En resumidas cuentas según la Teoría Y aplicada a la I.E, sería como la presentamos en el siguiente gráfico:

Señalábamos que la teoría de Mc Gregor era muy pragmática. 

El problema del pragmatismo es que puede dar buenos resultados prácticos, pero para buscarlos no tiene  un referente ético: lo que sirve eso se practica; pero es preciso señalar que no todo lo que resulta en la práctica tiene el mismo resultado en lo ético.

Centrar una teoría en la persona debe significar buscar sobre todo y ante todo su bien ético. Solucionar problemas de gestión no es simplemente buscar soluciones de organización; no es tratar de buscar que la persona esté bien donde está sino que sea buena, que es muy distinto.

Si no se mejora a la persona, fundamentalmente en lo moralmente bueno; no hay avance ni calidad, sólo habrá una caricatura de ella; que todo funcione bien no es equivalente a que todo sea bueno.

Demos calidad, pues estamos tratando con personas, pero entendamos que la calidad debe ir hermanada con lo éticamente correcto, calidad no es equivalente a buen trato únicamente, calidad es sinónimo de haber forjado en la I.E mejores personas y el resultado será que en la labor que deban desempeñar, obrarán como mejores profesionales. De lo contrario estaremos construyendo sobre bases demasiado débiles, destinadas al colapso total.

No hay comentarios: