EL NIÑO SENSIBLE (¿ ÍNDIGOS?)

Blogalaxia

El stress afecta a los niños, es un hecho que  ya es familiar en el ámbito psicológico y médico.

Los niños sensibles son como más expuestos o más vulnerables a stresarse, se quejan de dolores de cabeza, poseen dificultades de avanzar en el aprendizaje sin tener problemas en las facultades perceptuales e incluso son más vulnerables al resfrío  y a malestares.

Ya Casimir Dabrowski hablaba en los años '70 de los over exiting children es decir de los niños altamente estimulados. El Dr. Klages dijo lo siguientes en 1978: Este grupo de personas sufre mucho a causa de su mentalidad y busca formas de huida inadecuadas a fin de escapar de su peculiar forma de ser.

De hecho conocemos personas que son más sensibles a su entorno. La Dra. Ellen Aaron los llama niños altamente sensibles.

Estas son algunas de las características que nos permiten detectarlos:

  • Se sobreexaltan fácilmente.
  • Les molesta la ropa de tejido áspero.
  • No les gustan las sorpresas.
  • Aprenden mejor con una corrección amable.
  • Usan palabras complejas para su edad.
  • Muy sensibles ante los dolores. 
  • Fuerte sentido del humor.
  • Parecen muy intuitivos.
  • No rinde bien cuando hay grandes cambios
  • Se da cuenta del dolor de los demás.
  • Tiene preguntas profundas y desafiantes.
La contra parte de todo esto radica en que al ser sensibles se adaptan con mayor dificultad, perciben mejor la realidad y por ello se saturan más fácilmente lo que puede afectar su socialización y su proceso de aprendizaje.

Una corriente habla de los niños índigo, y con este adjetivo parecieran referirse a esta clase de niños; pero esta propuesta ofrece una explicación de ficción: se tratarían de niños con un áurea azul, una raza enviada de otro planeta al nuestro para salvar a la humanidad. 

Tales respuestas tienen mucho de las sagas tipo Harry Potter o el Señor de lo Anillos, alucinantes y embelesantes pero lamentablemente sin mucha base científica.

Los niños altamente sensibles no poseen otra naturaleza, son humanos como todos sólo que la suya es una naturaleza humana más susceptible a su entorno, con una capacidad de percibir la realidad de volumen más alto, la realidad los interpela de una manera más intensa, cualidad que en sí no es negativa, pero que requiere saber encauzarla y tratarla.

La sensibilidad en estos niños no es una característica sólo psicológica, la hipersensibilidad abarca también la dimensión espiritual y física, ej. son más sensibles al dolor, se cansan más rápido, tienen mucha facilidad para captar lo espiritual, etc.

Pueden parecernos ensimismados, engreídos o delicados; pero ello se debe a la fuerte impresión que produce la realidad en ellos, por lo cual es necesario tratarlos adecuadamente: hablarles constantemente, escucharles, cuidar lo que les rodea pues parecen distraídos sin embargo están muy abiertos a toda la realidad, como si tuvieran varias antenas que captan diferentes frecuencias, lo que puede ser abrumador para el pequeño y agotarlo, por eso es que a veces pareciera que tienen problemas de concentración, mas lo que sucede es que en realidad se mueven en varios planos  y de manera intensa y están procesando cada cosa.

Si nosotros comprendemos que se trata de niños normales, sin nada de sabe Dios qué planeta, entonces estaremos aptos a ofrecerles el trato adecuado, y en ello entran en primer lugar los padres y los educadores. 

¿Qué hacer? En primer lugar realizar el ejercicio diario de ayudarles a descifrar cómo se sienten, qué piensan de esto o aquello, cómo leen las situaciones para captar si se equivocan en sus criterios y ayudarles a dilucidar a fin de que categoricen bien usando, para que puedan identificarse con un sentimiento o situación, muchas analogías tomadas de su mundo de películas, lecturas y juegos.

Es preciso también  estar atentos a cómo se están juzgando a sí mismos y sobre todo encauzar todo esto hacia una apertura a la bondad, a la empatía, a la solidaridad, al estar atento al otro y sobre todo a la capacidad de servicio y de entrega a los demás.










3 comentarios:

El Editor dijo...

Los niños índigo y los niños cristal no existen más que como idea, son un fraude generado por gurues new age.
Todas las caracteristicas que se dan de esos supuestos niños son generales y se aplican a cualquiera, o simplemente son una fantasía (como que leen la mente, son sanadores o vienen de otro planeta).
Es importante tener presente que los que inventaron esto afirman que reciben el conocimiento de los N.I. por telepatía de un extraterrestre llamado Kryon.
Además autores como Paoli usan a los niños para difundir ideas racistas y discriminatorias ya que afirman que son una raza superior, y que tienen un adn más evolucionado que el resto de los seres humanos. Nada de esto fue demostrado nunca.

Si alguien cae en la trampa y sospecha que su hijo es índigo no compre el discurso de estos ladrones de ilusiones: consulte con un pediatra.

En síntesis: un mito engañoso con ribetes racistas y mesiánicos que tiene por finalidad engañar a la gente crédula y sacarle dinero.

CARLOS Q.

Más información en:
www.indigoreal.blogspot.com :este blog compila artículos que analizan este fenómeno y las técnicas de engaño de los "indigólogos".

www.lulu.com/content/983224 : aqui se documenta y sintetiza lo expresado en el blog anterior.

R.R dijo...

Gracias Carlos, acuerdo total contigo!!

R.R dijo...

Por cierto eso de la New Age es la mentira de este siglo!! Y cuántos le creen.