LIBERTAD Y AUTORIDAD EN EDUCACION

Blogalaxia
Es sabido que la educación no se impone, sino que se propone a personas libres. Esta sentencia resuelve la aparente contradicción que aparentemente existe entre autoridad y libertad.Ambos términos no pertenecen a un mismo género: la autoridad se gana; en cambio la libertad es inherente a la persona. La aceptación de una propuesta tiene que ser voluntaria. 

Ahora bien la propuesta debe estar revestida de ciertas condiciones (qué y quién propone) para que puedan suscitar una respuesta personal de aceptación.

La libertad no es indeterminada, desligada y sin conexión alguna. Tampoco es ilimitada, tiene unos límites impuestos por la realidad. La libertad descorre sus posibilidades cuando se la entiende desde el para qué: ser libre para querer comprometerse  en la tarea del crecimiento personal. 

La cooperación del alumno con le profesor sólo es posible cuando su ha conseguido la libre adhesión del educando respecto a la intervención y exigencia del educador.

Esta adhesión se basa en el respeto ganado por el profesor a base del ejemplo y el diálogo con los que, como por su cauce natural, debe  llevar adelante la labor formativa del educando.

Cuando la adhesión se da, nos topamos con un encuentro personal entre el alumno y el docente donde el primero valora y se dispone a acoger como un bien para su desarrollo aquello que se le propone, lo hace suyo no solo en deseos sino que lo lleva a la práctica. 

La explicación de las razones, las alternativas a optar y la evidencia de las intenciones sumadas a la ejemplaridad, coherencia y al prestigio  del docente, jalonarán para que libremente el alumno sea causa eficiente -es decir autor también-  de su educación activando sus facultades específicamente humanas.

1 comentario:

Anónimo dijo...

muchas gracias por compartir este documento conmigo me parecio muy bueno para los que empiezan esta maravillosa carrera de educacion.muchisimas gracias