¿QUE ES LO EXIGIBLE EN EDUCACIÓN?

Blogalaxia
En principio, es exigible lo que es debido y esto se aplica a cualquier área de la vida del hombre. 

En cuanto a la persona misma, lo exigible es el desarrollo de las facultades que le hacen hombre, es decir, de su inteligencia y de su voluntad. El conocer y el querer tienen cotas muy altas: siempre se puede pensar más y mejor, siempre se puede querer más y mejor, porque el hombre se va perfeccionando en la acción. Cabe aclarar que los actos aislados no conducen a la perfección, pero con la repetición de los mismos se delinean hábitos con los que se teje una malla resistente que van configurando su conducta y a la persona misma.

La perfección, el crecimiento, el desarrollo personal es posible porque el hombre es un ser inacabado, al tiempo que tiene la virtualidad de tender hacia algo, de automoverse hacia fines que, una vez alcanzados, se convierten en medios para otros de mayor entidad o jerarquía. La vida humana es un proyecto que se va resolviendo en el tiempo donde el futuro se impone como un deber: debo construirlo pero la condición es que en él yo sea mejor.


Por otro lado la exigencia de un crecimiento en la persona hace referencia a las carencias y limitaciones del hombre. Si bien tiene la capacidad de elegir y de proponerse metas -lo que le otorga la condición de autor de su biografía-, puede actuar en contra de su naturaleza, puede equivocar los medios elegidos; y puede inhibirse de actuar ante una situación. En ocasiones, los medios escogidos carecen de eficacia con relación a la consistencia del fin y, en no pocos casos, la vida misma con sus colores, sabores, placeres, gustos, vanidades... engolfa al hombre con propuestas balsámicas, distrayéndolo de sus metas o fines. 

Con la exigencia se procura acortar la distancia entre el ser y lo que se debe ser. José María Barrio Maestre considera que son dos los obstáculos que impiden aminorar ese espacio: la ignorancia y la falta de carácter. La ignorancia se remueve optimizando las habilidades de la capacidad receptora mediante un serio trabajo intelectual; la falta de carácter se remueve promoviendo decisiones que se dirijan y se mantengan en el bien, siendo leales a los compromisos asumidos y fieles a los principios éticos y morales. El esfuerzo, la constancia, la fortaleza, el autocontrol y el optimismo son algunos hábitos básicos a lograr para hacerse con la verdad y con el bien.

En cierta manera cada uno somos lo que son nuestros actos, y, por tanto, nuestros hábitos. Es así como la acción humana no solo sale hacia fuera sino que regresa al propio sujeto cuyas facultades quedan mejor o peor dispuestas para la siguiente acción. 

La exigencia por tanto es ineludible en la educación. fomentándola no sólo hacemos que se cumpla con un determinad objetivo sino que contribuimos si el alumno colabora al crecimiento íntegro de éste. 



No hay comentarios: