EL PREMIO EN LA EDUCACIÓN

Blogalaxia
La existencia de premios y castigos en la educación es tan antigua como al educación misma.

Quizá equiparar el concepto de premio con el de refuerzo no sea muy apropiado, puesto que éste tiene en muchas ocasiones el carácter de lo debido, de la terminación natural de una acción, mientras que el premio es algo más allá de las consecuencias naturales de la conducta, como un plus gratificante y estimulante.

Cuando un alumno recibe un premio en la escuela sabe que es algo diverso al estudio en sí mismo, el cual tiene su recompensa natural. Sin embargo, con el refuerzo, aun cuando sea algo extraño a la tarea del estudiante, si se le centra al alumno  en él puede hacer que  asimile trabajo y esfuerzo, separando la motivación al estudio de sus metas  naturales. Es lo que se logra cuando se estudiA por el gesto de felicitación del profesor, etc. que hace que el alumno esté más pendiente  del refuerzo que del sentido, la bondad y satisfacción de la propia tarea.

Para centrar al alumno en la tarea y en el valor que posee en sí misma, así como para que comprenda lo justo, lo debido a cada acción, es importante que los refuerzos se manejen con mucho cuidado, es fácil castigar, lo difícil es premiar.

Como las acciones bien hechas tienen un reforzante propio, el criterio para premiar es el de hacerlo por las acciones que salen de las ordinarias.

No hay comentarios: