EL USO DEL CASTIGO EN LA EDUCACIÓN

BlogalaxiaUn reforzante es algo que incentiva una acción. El premio es un reforzante positivo. Existe el reforzante negativo que en vez de reforzar disminuye la fuerza de una acción, le quita vigor, en este caso reforzaría la conducta contraria a la no deseada.

Si bien el castigo ha sido criticado y sancionado, sobre todo cuando se trataban de castigos físicos o psicológicos, el docente o mejor dicho la docencia en general, no ha podido prescindir de ellos.

Ahora bien, el castigo debe ser usado como un medio para disminuir conductas inapropiadas, por ello ha de seguir las siguiente pautas

  • Debe ser aceptado por los dos -alumno y docente- como un modo de restablecer el orden quebrantado, es decir debe precederle un diálogo amical.
  • Debe haber un reconocimiento de ambas partes de ha habido una orden quebrantado.
En la aplicación del castigo, en ambas partes debe haber el amargor pero a la vez la necesidad de aplicarlo, de este modo profesor y alumno seguirán siendo amigos y el alumno no quedará con la sensación de que el profesor ha ejercido despóticamente sobre él del poder que goza.

En suma: el castigo ha de ser aplicado en un ambiente positivo en el que el alumno reconoce la necesidad de la sanción, por ello el castigo ha de ser:

  • Adecuado a la falta y a la persona.
  • Breve pero eficaz.
  • Que se sepa de antemano los parámetros de conducta dentro de los cuales el colegio actúa  y que  son aprobados por padres y alumnos al momento de la matrícula.
Se ha de procurar evitar:
  • Que el alumno sea apartado de la actividad escolar.
  • Que se le encomienden tareas totalmente inútiles.
  • Que sean desproporcionadas a la falta.
  • Que duren mucho tiempo.
Y como añadidura valgan las palabras de Gabriela Mistral:

Que corrija con dolor, para saber que he corregido amando.



4 comentarios:

Anónimo dijo...

Poner una sanciòn es una forma de castigo ,Poner lìmites es decir hasta acà puedes llegar! Allì pensar juntos una sanciòn,todo bien si papà y mamà Y/o el adulto responsable estàn de acuerdo. CREO QUE EL PROBLEMA MAYOR SE CENTRA EN LOS RESPONBSABLES DEL NIÑO QUE NO DESEAN IMPONER NORMAS

José Luís dijo...

Considero que lo primero a tener en cuenta es que el castigo es un castigo, no una agresión o reacción airada por algo que ha molestado al educador, sea el que sea. Esto significa ayudar al reconocimiento de la falta, modulando el castigo de acuerdo con lo que esa falta representa en el educando. Tercero, su finalidad es educativa, es decir, buscar un bien para el castigado. Cuarto, no olvidar que castigo repetido, castigo poco efectivo. Sexto, no debe humillar al castigado, pero si ayudarle a que le duela la falta cometida... Se supone que previamente se ha ido creando aquel ambiente en el que quedan claras las normas de conducta a seguir.
Solamente añadir que el lenguaje claro, directo, no enmascarador de las cosas, ayuda a entender mejor las cosas.
Es interesante un blog de este tipo.

Anónimo dijo...

es muy confortable tener espacios en la internet asi sobre todo a los que nos dedicamos a la docencia, yo tengo postgrado en docencia y pues creo que es muy bueno emitir puntos de vista para evaluar y resumir todos para llegar a no una buena conclusión sino para llegar a tener mas opciones de control de clase.

Anónimo dijo...

La palabra castigo debe desaparecer del diccionario de quienes educamos (padres y docentes) cambiarlo por acuerdos que de no ser cumplidos tendrán una consecuencia la cual tambien ha sido pactada, de esta ma nera se entiende que toda mala o buena acción trae una consecuencia negativa o positiva,según sean los actos que se cometen. OJO estos acuerdos deben cumplirse dla e lo contrario perderemos credibilidad y
la estrategia no funcionará.