LA FORMACIÓN PERMANENTE DEL DOCENTE

Blogalaxia
La formación permanente del Docente debe engarzarse con la formación inicial que éste recibió en sus tiempos de estudiante.

Ninguna fase dentro del ejercicio de la profesión docente puede considerarse tan acabada como para no necesitar una ulterior asistencia o para poder ser ejercida con mayor maestría. Todo en el Docente como en cualquier profesional es siempre susceptible de mejora.

No es extraño hablar del MAESTRO ESTUDIANTE, en el sentido de que la formación permanente debe ser entendida como un itinerario inacabado e inacabable que debe ser cuidadosamente desarrollado y planificado a fin de que el docente aprenda y crezca permanentemente. Este crecimiento no debe descuidar ningún aspecto de su persona, por ello debe abarcar:


La labor docente no debe caer en la repetición mecánica de ciertos actos, y mucho menos en  la vaciedad de acciones que conduzcan a un sentimiento de hartazgo, para ello está la formación permanente, para abrirle nuevos horizontes que le hagan apreciar el valor de su profesión; por otro lado la  formación continua de la que hablamos no debe reducirse a una colección de certificados de simposiums o congresos que se hayan frecuentado que generalmente se reducen al HACER, descuidando el SABER y el SER del Docente.

Una formación permanente ha de ser completa, ha de buscar que el Docente crezca como persona (ser) y como profesional (hacer y saber).

Para crecer como persona se requiere de esa disponibilidad constante de aceptar las críticas, de aprovechar las oportunidades que la vida le brinda para crecer: los triunfos, pero también las equivocaciones, las críticas como los halagos; para crecer en el saber ha de haber en él esa actitud de búsqueda permanente a fin de saber más de lo que ya sabe e ir aumentando de este modo el caudal de su saber. 

Si hay en él esta actitud, entonces  cuanto él enseñe irradiará de su ser completo y tanto su vida como sus palabras tendrán un valor pedagógico: hablará con su vida y con sus palabras, sabrá muchísimo para poder enseñar mucho, será camino pero también será antorcha que lo alumbre. 



No hay comentarios: