EL GENIO FEMENINO

Blogalaxia
En este mes de la mujer no podemos menos que dedicarle un artículo a la mujer docente, tratando de ser en ello los más imparcial posible dado que quien maneja este blog es una mujer.

Si nos detenemos en la palabra genio, los resultados son muchos y su contenido por demás rico. Señalo dos de los que ofrece la Real Academia de la Lengua Española:Gran ingenio o facultad extraordinaria para crear o inventar cosas nuevas y admirables, Inteligencia o aptitud extraordinaria. 


Ateniéndonos sólo al significado de la palabra ya hemos dicho mucho. Brota, sin embargo espontánea la palabra: ¿y por qué este adjetivo aplicado a la mujer? ¿qué tiene ella que la haga especial o al menos con cualidades más ricas que las que tienen los hombres?

Vayamos por partes. El hecho de una sustancial igualdad entre hombre y mujer es caso cerrado, al menos en esta parte del mundo, salvo algunas excepciones que aun se resisten a aceptarlo y no se hable del oriente donde el tema ni siquiera se discute.

La genialidad de la mujer brota de la riqueza interior que ella de por sí lleva dentro, sin el cual la convivencia humana se reduciría al jale y empuje. Hay en la mujer  la capacidad de ver más allá de las cosas, de intuir, de ver con los ojos y  el corazón, de fijarse en los detalles a diferencia del hombre quien por lo general anda en las nubes;   hay en la mujer un don especial que la hace ternura, dulzura, comprensión,  amor, entrega, don, fortaleza, vida.

Abundan las historias de madres que han sacado  adelante solas sus hogares, son mayores las historias de mujeres que han soportado sufrimientos morales y físicos indescriptibles y es más difícil que una mujer se rinda, tal vez descanse pero sabe arremeter y y levantarse cual loba herida.


Esto de hecho no la pone en un pedestal, ni la encumbra a fin de ser idolatrada, pero el mundo sin ella no sería lo que es, y con más participación de ella en la vida de la sociedad sería mejor de lo que es.


Por eso no queda más que decir la consabida más no agotada frase:


¡que vivan las mujeres!








2 comentarios:

Anónimo dijo...

Por eso no queda más que decir la consabida más no agotada frase: ¡Que vivan las mujeres! Muchas gracias Rocio por compartir y por tu valioso aporte al grupo

Samaritano dijo...

Muy agradable artículo, admiro muchísimo tu calidad de expresión e ilación. Eres una genio, debes aceptarlo con toda humildad.