POR QUE ES POSIBLE EDUCAR AL SER HUMANO (PARTE I)

Blogalaxia

Una primera respuesta es la que los filósofos del hombre han llamado la educabilidad humana.


La conducta animal recorre un camino que la naturaleza le ha preestablecido. En este sentido el animal es un ser cerrado a la realidad.

Por el contrario el hombre sale a la realidad y la transforma, y esta transformación crece, por ello se dice que el hombre es un ser abierto a su entorno.

Es justamente en esta apertura en la que radica la educabilidad humana.

Apertura es lo opuesto al instinto ciego. El hombre sale al mundo y lo hominiza, haciéndolo apto para su condición de ser humano. Esta forma de actuar frente al mundo hace del hombre un ser de realidadespor la que el hombre quiere la realidad porque le es útil, pero sobre todo porque es capaz de asimilar lo que ella es.

Este realismo es necesario porque la educabilidad es un grito interior, una llamada a la responsabilidad personal ante el proyecto vital propio para lograr el cual precisa de un diálogo y una disposición permanente a asimilar lo que en su entorno favorece ese crecimiento.

La educabilidad es personal, brota de la persona y no de fuera de ella.

Es intencional porque el hombre puede y debe hacerse cargo de sí teniendo delante las metas que él mismo se auto fija.

Es referencial porque la meta por él escogida le hace que pueda dar razón de hacia dónde se dirige, no es un camino que recorre a tientas.

Es dinámica, porque supone actividad y por último, es necesaria porque educabilidad y humanización son dos tareas que se identifican y que si no se realizan traen consigo enormes costes existenciales.

Otro aspecto que permite la educabilidad del ser humano es la autoconciencia, por ella el hombre capta al otro-que-él y concomitantemente se capta a sí mismo. Sin esta reflexividad del conocimiento el hombre no podría reconocerse rector de su conocimiento y por ende de sí mismo. El hombre es capaz de objetivar la realidad y objetivarse, ello le permite poder tomar las riendas de su existencia. Esta capacidad va muy de la mano con la llamada  memoria existencial, por la que asocia lo experimentado en el pasado con lo que vive en el presente y eventualmente corregir errores pretéritos en vistas de poder alcanzar de la mejor manera lo proyectado.

Fermoso propone también el principio de convergencia que hacen al hombre capaz de aunar lo hereditario, lo ambiental y lo realizado por iniciativa propia.

El hombre no debe inventar cada vez algo nuevo para enfrentar la realidad, para ello tiene el aporte de los que vivieron antes que él y cuya experiencia le sirve de base para desenvolverse en el mundo más fácilmente, este es el motivo por la que el hombre es calificado como  un ser de tradiciones, aspecto que también forma parte de la educabilidad humana pues si bien el hombre es lo que él decide sobre sí mismo en esa decisión influye la cultura a la que pertenece.

Pero la explicación suprema de la educabilidad radica en la espiritualidad humana.

Espiritual es lo opuesto a material, si el hombre fuese sólo cuerpo no gozaría de la flexibilidad a la que usando términos análogos nos hemos referido.

Lo que en el hombre no es espíritu está fijado, determinado y acabado por las leyes físicas, biológicas, fisiológicas, psicosomática.  

Sólo el espíritu posee la inteligencia y la libertad exigidas por la educación. 

Sólo el espíritu es reducto de las potencias específicamente humanas y, por tanto, sólo el espíritu integra todas las posibilidades de acabamiento poseídas por el hombre.


No hay comentarios: