EL HÁBITO DE ESTUDIO

BlogalaxiaCuando nos toca enseñar a los más grandecitos (secundaria, superior), en ellos ya podemos ver una personalidad más o  menos formada o por lo menos la tendencia que ésta va a tomar.

Tal vez nos toque tener delante a aquellos que les guste los resultados fáciles, lo que en otras palabras se llama PEREZA que es la evasión del esfuerzo de aquello que debemos hacer, pues un joven que rehuye el estudio, puedo mostrar mucha energía para practicar algún deporte, por tanto la pereza se convierte de este modo en una cuestión moral: debo hacer ciertas cosas y no las hago.

Einstein solía decir que sólo una vida vivida para los demás merece la pena ser vivida.

De pequeños se nos decía: contra la pereza diligencia. Este consejo sigue teniendo vigencia: si no nos viene ganas de hacer algo pues lo único que hay que hacer es sacar esas ganas de donde sea pero hay que sacarlas.

La fortaleza, la diligencia, o cualquier otra virtud que implique esfuerzo  nos aseguran que en los peores borrazcas saldremos triunfantes; que ante el trabajo exigente sabremos actuar con disciplina, paciencia, constancia, firmeza y humildad.

La pereza en cambio desorienta, crea indecisión, nos hace incapaces de asumir compromisos, nos vuelve exigentes con la vida, a la que le pedimos "más", más diversión, más placer, más goce; pero más de todo esto ¿qué hacen sino dejarnos hechos un amasijo que hay que recomponer pieza a pieza?

Qué difícil retomar los estudios, los que implican concentración, orden, horario luego de un par de meses donde lo único que se hizo fue dejarse llevar por las ganas,  tirana que luego difícilmente deja a su presa.

La educación, concretamente la tutoría, debe también trabajar en esto, en enseñar al joven en cómo organizar su tiempo de manera que el estudio no se reduzca a las aulas sino que  éste también forme parte del tiempo libre que quede. Así se formará el habito de estudio, la costumbre de agarrar los libros aunque sea por un momento entre una actividad y otra al fin de que lo aprendido se arraigue en la mente.

Educar no es dar carrera para vivir, sino templar el alma para las dificultades de la vida (Pitágoras)


No olvide que nos encuentra en facebook en la siguiente enlace http://www.facebook.com/profile.php?id=100001001698963.

No hay comentarios: