EL TUTOR

BlogalaxiaEl papel del tutor es de especial cuidado, sobretodo entre los más grandecitos, dado que que es la etapa en la que buscan a  QUIÉN IMITAR; pero para poder ser un buen tutor es preciso reunir ciertas cualidades, ante todo de índole moral. 

En primer lugar el tutor ha de vivir los valores que promueve, siguiendo aquel adagio: el mejor predicador es fray ejemplo.Por otro lado la confianza hacia el tutor debe brotar espontánea, dado que el joven es muy celoso de su intimidad y sólo la develará cuando encuentre alguien que realmente la inspire confianza.

Un detalle a tener en cuenta es que un rostro adusto ahuyenta, un semblante sonriente y acogedor atraerá y despertará  la tan indispensable confianza entre tutor y alumno.

La tutoría no es algo que se imponga, el tutor debe estar disponible siempre para ayudar al joven cuando éste lo requiera, lo cual se dará reiteradamente, dado que con frecuencia se sentirá desarmado ante los nuevos retos que la vida le presenta.

Del mismo modo en que el tutor debe estar disponible para escuchar y orientar al alumno, debe al mismo tiempo saber desparecer, pues su labor es orientativa simplemente; dado el consejo él debe dejar que el joven discierna, es así como se le ayuda a madurar.

Si vemos la tutoría  como una ayuda al crecimiento personal del alumno, cabe la exigencia, sin embargo deben dejarse de lado todo tipo de metas inalcanzables, éstas son contraproducentes y obstaculizan, en vez de ayudar.

Así como la exigencia bien orientada es de gran ayuda; el ser "compinche" hace que la tutoría deje de ser tal, para pasar  a ser complicidad, que ya no sólo obstaculiza sino que la desvirtúa totalmente. 

El tutor no es el "amigote", sino el amigo, guía y maestro.



Visítenos en facebook: http://www.facebook.com/profile.php?id=100001001698963, y si desea alguna charla dirigida a docentes: http://www.facebook.com/profile.php?id=100002598804345

No hay comentarios: