HABLAR CON LOS ALUMNOS: UNA TAREA DEL PROFESOR

BlogalaxiaMientras no conozcamos a los alumnos con todas las circunstancias personales significativas que le rodean para realizar la tarea educativa, no podremos entablar con ellos un verdadero nexo. 

No es tarea exclusiva del tutor el hablar con el alumno para ayudarlo más allá de lo que el área  que se imparte le exige; hablar con un alumno puede resultar eficacísimo y, a veces, es más eficaz la conversación con un profesor  ordinario que con el tutor mismo; aunque un mínimo de prudencia exija comentar previamente con el tutor de esa conversación, sobretodo si fuera previsible que salieran a relucir circunstancias personales.

Una parte importante de la labor educativa se realiza escuchando,  haciéndose cargo de los planteamientos del alumno, dejándolo hablar para que, en un clima distendido, explique lo que piensa, lo que le motiva, lo que le preocupa. Es necesario crear un clima en el que él se sienta cómodo, por ejemplo no tener una idea preconcebida pronta a esgrimirse cada vez que el alumno   presente las razones del porqué de su actuar.

Preguntar es bueno a fin de ayudar al alumno a direccionar la conversación hacia lo que él desea decir y no sabe cómo expresarlo, y también para ayudarlo a conocerse.

Luego de haberle escuchado y haberle dado posibles soluciones problemas a sus dificultados, es preciso plantearle metas, a fin de que salga de sí mismo y vea que sus problemas no son todo en su mundo.

Luego de hablar con ellos sepamos esperar, cada alumno tiene su tiempo, respetemos el de ellos y no querramos imponerles el nuestro. Lo importante es que marchen por el camino adecuado y que hayamos detectado la verdadera causa de la situación.

Por último, conviene ser leales con los alumnos, es decir, guardar el secreto natural de lo que sabemos, si no sabemos ser leales  al alumno, aunque éste sea  pequeño no nos lo sabrá perdonar.

No hay comentarios: