EL ARTE DE RESPETAR

La palabra arte, proviene del latín ars que indica la acción de realizar una labor con un fin estético. Lo estético busca el goce o disfrute de lo bello; por tanto todo arte busca este disfrute. 

El respeto por otro lado indica la actitud de reverencia, de consideración por la valía de una persona o cosa. Así, se respeta un lugar sagrado, un lugar de abolengo histórico, etc. Se respeta una persona por su edad, por su rango, por el hecho de ser persona. Ahora bien, respetar no quiere decir realizar un simple gesto externo que indique que se está respetando al otro. El acto de respetar debe brotar de dentro, de saber porqué se realiza, de porqué se respeta y esto es preciso dejarlo bien claro al momento de inculcar este valor. 

Pero más aún, respetar no sólo implica el gesto, y el porqué hacerlo, sino además el cómo hacerlo; esto es importante. Tal vez lo más  importante.  Se trata de hacerlo con gallardía, con distinción, con arte; de este modo quien lo ve aprecia y disfruta de lo bonito de este valor. Tal vez este sea un modo de hacerlo atractivo a fin de que éste ejerza un efecto multiplicador. 

No olvidemos: el respeto puede ser un arte, es más debe serlo, porque en realidad es un arte. 


3 comentarios:

Susana dijo...

Me encantó la idea del respeto como arte.Soy una persona adulta mayor con discapacidad motora que ha sufrido las ingratitudes de motes y faltas de reconocimiento y valoración.Ojalá prendiera la idea del respeto exteriorizado con belleza de acciones.

delfin eduardo león román dijo...

Existen artes, ciencias y una sola Filosofía, no solo como la definieron los antiguos griegos , como amor a la sabiduría,sino como madre de todas las ciencias, de las que son en cuanto son y de las que no son , en cuanto no son (Protágoras). Y es que saber vivir es "Respetar(se) y usar todas las artes , las ciencias y la filosofía. Para lograr que "esta vida sea más que una mala noche en una mala posada"

Emilio Morles dijo...

¡Excelente! ¡Muy bueno!