EL BULLYING: EL AGRESOR

BlogalaxiaUna característica distintiva de los agresores típicos es su belicosidad con los compañeros. Pero a veces los agresores también se muestran belicosos con  los adultos, tanto con los profesores como con los padres. En general, tienen una actitud de mayor tendencia hacia la violencia y el uso de medios violentos que los otros alumnos. Además, suelen caracterizarse por la impulsividad y una necesidad imperiosa de dominar a los otros. Tienen poca empatía con la víctima de las agresiones. Es frecuente que tengan una opinión relativamente positiva de sí mismos. Si son chicos suelen ser más fuertes físicamente que los demás y en particular, más que sus víctimas. 

Hay que destacar también la existencia de alumnos que participan en las intimidaciones pero que normalmente no toman la iniciativas, a estos les podemos llamar agresores pasivos, seguidores o secuaces. Es probable que un grupo de agresores pasivos sea muy heterogéneo y que contenga alumnos inseguros y ansiosos.
Entre psicólogos y psiquiatras es muy común la opinión de que los individuos que adoptan un modelo de conducta agresivo y bravucón de hecho esconde "bajo la superficie" una personalidad ansiosa e insegura. 

Se  han encontrado tres factores particularmente importantes que hacen que el chico luego se vuelva agresivo:

  • En primer lugar, la actitud emotiva básica  de los padres hacia el niño, en especial la de la persona que más cuida de él, es muy importante, quizá sobre todo la actitud emotiva durante los primeros años. Una actitud básica negativa, caracterizada por carencia de afectos y de dedicación, sin duda incrementa el riesgo de que el chico se convierta  más tarde en una persona agresiva  y  hostil con los demás. 
  • Un segundo factor importante es el grado de permisividad del primer cuidador del niño ante conductas agresivas de éste. Si el cuidador  suele ser permisivo y tolerante y no fija claramente los límites de aquello que se considera comportamiento agresivo con los compañeros, hermanos y adultos, es probable que el grado de agresividad del niño aumente. 
  • un tercer factos, que, según los resultados de las investigaciones, aumenta el agrado de agresividad  del niño es el empleo por parte de los padres de métodos de "afirmación de la autoridad", como el castigo físico y los exabruptos emocionales violentos. Esta conclusión corrobora la idea de que la violencia  engendra violencia. Es importante establecer límites e imponer determinadas reglas en la conducta de un niño, pero no debe hacerse mediante el castigo físico ni recursos parecidos. 
Finalmente, el temperamento del niño también desempeña su función en el desarrollo de un modelo de reacción agresiva. 

Como vemos los aspectos que llevan a a un niño a ser violento pueden ser variados, y juega en ello un rol importante la familia, quizás esa sea la raíz en la mayor de los casos de la violencia escolar. En realidad el agresor es a su vez víctima, por tanto habría que incluir dentro del trabajo contra el bullying el trabajo con las familias. 

Un niño rodeado de cariño, disciplina y tranquilidad familiar es un niño equilibrado. 


No hay comentarios: