EL BULLYING: LA VICTIMA. POSIBLES INDICIOS

BlogalaxiaLos niños o los jóvenes a quienes se acosa o agrede en la escuela pueden presentar uno o (normalmente) varios de los siguientes indicios:



  • les gastan repetidamente bromas desagradables, les llaman por apodos, les  insultan, menosprecian, ridiculizan, desafían, les denigran, amenazan, les dan órdenes, les dominan y subyugan. 
  • Son objeto de burlas y risas desdeñosas y hostiles.
  • Les molestan, acobardan, empujan, pinchan, les golpean y les dan patadas (y no saben defenderse como corresponde).
  • Se ven envueltos en "discusiones" y "peleas" en las que se encuentran indefensos y de las que tratan de huir (posiblemente llorando).
  • Les quitan los libros, y el dinero y otras pertenencias, o se las rompen y se las tiran.
  • Tienen contusiones, heridas, cortes, arañazos o roturas en la ropa que no se explican de forma natural (y presentan alguna de las características generales que enumeramos a continuación)
Indicios secundarios:

  • Con frecuencia están solos y apartados de sus grupos de compañeros durante los recreos y a la hora de comer. No parece que tengan un solo amigo en la clase. 
  • En los juegos de equipos son de los últimos en ser elegidos.
  • Durante los recreos intentan quedarse cerca del profesor o de otros adultos.
  • En clase tienen dificultad en hablar delante de los demás y dan una impresión de inseguridad y de ansiedad.
  • Tienen un aspecto contrariado, triste, deprimido y afligido.
  • Se observa un deterioro gradual en su trabajo escolar.

En casa

  • Regresan a casa con la ropa rota o desordenada, con los libros rotos.
  • Tienen contusiones, heridas, cortes y arañazos que no se explican de forma natural.
  • No les acompañan compañeros de clase o del colegios cuando vuelven a casa, y pasan poco tiempo en casa de ellos jugando con ellos en sus sitios habituales.
  • Es posible que no tengan ni un solo amigo con quien compartir el tiempo libre.
  • Nunca o casi nunca les invitan a fiestas y es posible que no sientan ningún  interés en organizarlas ellos porque temen que nadie querría asistir.
  • Por las mañanas sienten temor o recelo  a ir a la escuela, tienen poco apetito, dolores de cabeza frecuentes, o dolor de estómago sobre todo por la mañana. 
  • Van y vienen de la escuela por un camino ilógico.
  • Duermen intranquilos, tienen pesadillas y es posible que lloren mientras duermen.
  • Pierden el interés por el trabajo escolar y sacan notas bajas.
  • Tiene un aspecto triste, deprimido y de infelicidad; cambian de humor de forma inesperada con una irritabilidad o unas explosiones de enfado repentinas. 
  • Piden dinero extra a la familia, o lo roban para contentar a su agresor. 

No hay comentarios: