LO MAS IMPORTANTE

BlogalaxiaEn un viejo cuento, aquel sabio emprendía otro de sus incontables viajes por tierras exóticas. Al llegar a un río, pidió amablemente a uno de los barqueros que le llevara a la otra orilla. El río era tan ancho que daba tiempo de establecer una conversación.
        — Sr. Barquero, buenos días. ¿Usted ha oído hablar del teorema de Pitágoras?
        — Pues no señor, mire usted, yo no fui a la escuela.
        — No me diga. Fíjese que no saber el teorema de Pitágoras... Usted ha perdido un 15% de su vida.
        — Sr. Barquero, ¿usted sabe algo de las guerras de los medos contra los persas?
        — No señor, es la primera vez que oigo eso.
        — Qué pena, ha perdido un 10% de su vida.
        — Sr. Barquero, ¿usted ha estado en Australia?
        — ¿Y eso qué es?
        — Es un país. Lo que sí le digo es que, usted, Sr. Barquero, ha perdido un 30% de su vida. Mire que no conocer Australia...
        — Sr. Barquero, ¿qué me dice de las mitocondrias de la célula?
        — Como no me dé más datos...
        — Ha perdido un 15% de su vida.
        — Sr. Barquero, ¿sabe cuál es el planeta más grande?
        — Pues yo diría que la Tierra.
        — Se equivoca. Ha perdido otro 10% de su vida.
        — Sr. Barquero, ¿usted ha navegado en internet?
        — "¿Y ése qué río es?" — respondió el barquero.
        — Qué desastre, usted ha perdido el 20% de su vida.
        En eso, el río se encrespó. Tanto que el barquero ya no podía alcanzar ninguna de las dos orillas. El agua comenzaba a meterse en aquella pobre barca. Le preguntó el buen barquero al hombre sabio:
         — Oiga, esta barca se nos va a hundir, ¿sabe nadar?
        — "No" — respondió el erudito —, "nunca he tenido tiempo para aprender."
        — Pues a ver si puedo ayudarle a que no pierda el 100% de su vida…


En la llamada "era del conocimiento" el saber está más cercano a cada uno como nunca antes lo estuvo, y si alguno no sabe "algo" es  por que no puede o  porque no quiere, en realidad el saber o no, hoy depende de uno, aunque de hecho en muchas situaciones el saber no sea accesible a todos por la no alcanzada inclusión social. 


Se puede saber de todo: historia, fisiología, geometría, trigonometría, literatura, música, ecología etc. pero lamentablemente mientras más accesible esté el saber más lejana está la sabiduría, aquella que no sólo me da conocimientos sino que nos da a conocer lo verdaderamente importante: quiénes somos, de dónde venimos, a dónde vamos, para qué estamos aquí ¿nos hemos preguntado eso alguna vez? o ¿nos han planteado temas tan vitales en el aula? Tal vez en la gran mayoría de los casos la respuesta sea: NO. Y es que hoy nos vamos por las ramas y abandonamos fácilmente el tronco, lo esencial, lo primordial. No sólo estamos perdiendo el 10%, o el 15%, o el 20% de la vida, sino el 100% de ella pues en los momentos de mayor premura no sabremos nadar ni salir a flote y puede suceder lo que aquella agnóstica que escribía en un momento de suma depresión: ayúdenme, no se que hacer, estoy muy deprimida, y quiero gozar la vida pues bien se que después de esta no hay otra. 


Si en la enseñanza se atosiga al alumno de saber pero no sabiduría, no lo estamos preparando para la vida, y le estamos haciendo perder el 100% de ésta.
   

No hay comentarios: