AYUDAR AL OTRO A MEJORAR

BlogalaxiaEl adagio clásico de CONÓCETE A TI  MISMO es una sabia observación que, solos es muy difícil de alcanzar y que sin embargo es necesario tenerla en cuenta en el programa de nuestra vida, pues sin una mejora no hay superación, y sin superación sólo hay estancamiento, y el ser humano, por su propia naturaleza es un ser perfectivo, con una potencialidad enorme de irse perfeccionando sin llegar jamás a dar esta tarea por concluida.

Para que esta superación personal se de del buen modo es precisa la objetividad, es decir el vernos desde fuera con honestidad reconociendo nuestros defectos con la mayor sinceridad posible. No obstante esta objetividad no es total en el individuo, éste precisa de la mirada de los demás, de las apreciaciones de los demás y por ello el que nos digan nuestros defectos debe ser asumido con madurez, aunque duela. 

El padre corrige al hijo, el jefe corrige al padre, el Director corrige al docente, el docente puede, con el mayor respeto corregir al Director, y así en un ir y venir de correcciones se va forjando la mejora, no sólo propia, sino la de todos los que nos rodean.

En este tema el profesor ha de ejercer con suma delicadeza el corregir al alumno, pues para eso está, para hacerlo crecer como persona y no sólo para instruirlo. La educación radica justamente en ese esfuerzo de mejorar al alumno en su aspecto personal, en su ser persona, de lo contrario caemos en la gélida instrucción, que sólo entrena pero no forma.

Corrijamos a nuestros educandos, con prudencia, cariño y respeto y ellos sabrán así apreciarse y recibir la corrección con humildad y con ánimo alegre de superación y crecimiento.

No hay comentarios: