AMALIA

BlogalaxiaTodos hemos oído hablar o conocemos en persona el lago Titicaca, situado a 3812 msnm, convirtiéndolo en el lago más alto del mundo; pues bien en este algo hay algunas islas, algunas pertenecen a Bolivia  y otras al Perú. Al Perú le pertenecen las islas de Amantani, Chiripa, Esteves, las islas flotantes de los uros y otras más.


Amalia nació en una de estas islas, y según la usanza  al llegar a la edad de casarse debía hacerlo, criar los niños que tuviese y envejecer al lado de su esposo. De hecho ser madre es una tarea loable, pero Amalia quería a parte de ello otra cosa, así que contra viento y marea logró ir a Puno y estudiar  y culminar sus estudios para ser docente; y Amalia estudió y volvió a su isla con su título bajo el brazo, para orgullo de su familia y de los lugareños. 


Luego de graduarse el gobierno le encomendó una escuela unidocente que se ubicaba en una de estas islas pero cuya jurisdicción abarcaba otras islas más.


Amalia, quien había demostrado que no se amilanaba  fácilmente tomó el reto con la actitud aguerrida de los aymaras que ya en la historia había demostrado ser un pueblo indomable, e indomable era Amalia.


¿Qué hizo? Se agenció de un bote y pidió a uno de los remadores que le enseñase a remar, cosa que aprendió fácilmente, y la solución estaba dada: cada mañana religiosamente iría de isla en isla recogiendo a sus alumnitos.


Ellos están contentos y Amalia también. ¿Qué espera ella de sus alumnos? que sean futuros ingenieros, profesores, abogados... Amalia no vive tan sólo en el presente, Amalia se proyecta como un día se proyectó ser maestra y lo logró. 


Las dificultades que se presentan a los maestros no son pocas, pero inyectémonos del espíritu de Amalia y rememos en contra de ellos.






No hay comentarios: