EL JOVEN Y EL AMBIENTE QUE LE RODEA

BlogalaxiaEl mundo que rodea al joven en nuestros días gira alrededor de tres puntos: en primer lugar el narcisismo,  la hiperexaltación de los sentimientos, es decir la idea de que todo debe girar alrededor de uno  mismo. Este aspecto encierra al sujeto en sí mismo y le cierra al verdadero amor, hacia la donación de uno mismo hasta consumirlo en  la búsqueda del bien del otro.

El pansexualismo o  hipererotismo ambiental es el otro factor que invade prácticamente todos los ámbitos y espacios. Parece como si viviéramos una ‘alerta sexual’ permanente, que condiciona lo más cotidiano de la vida. El bombardeo de erotismo es tal que facilita las adicciones y conductas compulsivas, provoca innumerables desequilibrios y la falta de dominio de la propia voluntad, hasta el punto de hacernos incapaces para la entrega.

La  desconfianza. Desconfianza   en el futuro y de su presente. El egoísmo reinante se traslada al matrimonio y  el joven está  inmerso en  él    escuchando las continuas reyertas de sus padres y con la temible incógnita de no saber si al día siguiente sus padres seguirán juntos o no. Esta situación genera desconfianza. Desconfianza en el mañana, en el amor,   en la perpetuidad del matrimonio, en la sinceridad del amor que le "asegura" profesar el enamorado/a, etc. Esta desconfianza se traslada incluso a la confianza en la existencia de un Ser Superior que le ama y protege; es como una herida afectiva que da  la sensación de no pisar tierra firme  y de que todo fluye de una manera inexorable. Lo peor de todo esto es que ya ni perciben lo contaminado del ambiente que les rodea.

Ante esta situación el Docente,  debe en primer lugar describir esta realidad al   joven o a la joven, hacerle notar que esto no es lo normal, que hemos nacido para cosas mejores   y que al fin y al cabo el corazón no es de quien lo rompe, sino de quien lo repara. 


No hay comentarios: